lunes, 20 de abril de 2015

Afirmarte que vienen los populistas

         La avalancha de información esta semana nos tiene confundidos. La ciudadanía se viste de primate e interpreta a un salvaje personaje colectivo disparando opiniones al azar: “Que se vayan todos”, “que no eran blancas palomas”, “que ya estamos hartos” se oye por las calles cada vez más oscuras de las redes sociales. La fogata moderna tiene cable pero incluso así no existe diversidad. La homogenización del discurso del ciudadano medio le quita el filo crítico a un reclamo totalmente justificado mas no por eso, bien ejecutado. Entendámonos, luego de una crítica lúcida viene irremediablemente una actitud propositiva. ¿Cuánto está dispuesto ud. a dejar para que las cosas cambien? ¿Cuántas horas de sueño está dispuesta ud. a sacrificar por ir en busca del amanecer?

Ojo con el populismo, cuidado con los mesías del capital que ya se aproximan caminando lentamente sobre las aguas. Ojo que don Francisco está sin pega, cuidado que Farkas está cada vez más generoso. Basta de repeticiones vacuas, no repliquemos ni la monserga hacia el político si es que vamos a seguir votando, ni el llanto del desprivilegiado si es que seguimos pensando que en el fondo es flojera. Mirémonos al espejo y encarémonos, tal y como nos indicó Roberto Artl: ¿Soy sincero conmigo mismo? Si el corazón dice que sí, y tiene que tirarse a un pozo, tírese con confianza. Siendo sincero no se va a matar. (…) Un hombre sincero es tan fuerte que sólo él puede reírse y apiadarse de todo.

Apuntemos a la pluralidad de una organización civil basada en nuestro territorio, superando el prejuicio y el miedo por el otro. Extirpemos la tendencia a la generalización: la guerra contra todos finalmente es una guerra contra nadie. Pongámosle nombre al monigote, apellido al mentiroso. Seamos explícitos en lo general y sugerentes en lo individual. Que el represor de bajo rango, aquel que descarga corriente contra un joven empapado tenga su castigo, que el especulador de ideas y capitales sea silenciado, que el hijo de mami suelte la teta de una vez por todas.











No hay comentarios:

Directorio de Blogs