jueves, 31 de enero de 2013

MUCHACHAS COMUNES


Alguien como yo también las ama.

Las veo 

cuando van rumbo a la fábrica, 
o tras las cajas de un supermercado
contando treinta monedas 
que no le pertenecen.

A veces ríen

–simples y momentáneas– 
como flores
que no resistirán el invierno. 

A su manera son felices,

y sé 
que alguien como yo 
también las ama. 


R.D.E.

No hay comentarios:

Directorio de Blogs