jueves, 3 de diciembre de 2015

A propósito de la teletón

Durante la teletón se publica un video. El video es de corte intelectual. De la peor academia de todas. Una ponencia sobre la violencia en tiempos de de-ca-de-cia. Video candente que exhala olor a sexo en las cárceles o algo así. Reggaetonero de tomo y lomo, fileteando la carne sobre el camarote. Amenazando a Dios y provocando al camarógrafo, un hijo de vecino, una narrador heterodogmático-intransigente, un hijo de vecino, un ex alumno.
Esta última suposición, totalmente arbitraria en cuanto a la ubicación del muchacho, es legítima desde la hermandad simbólica. Semanas atrás caído preso, el sujeto al que denominaremos Nicanor Porro, luce ansias similares por el tema audiovisual desde adentro. Un ciber-café atendido por gendarmes.
O quizás la cárceles en Chile son el reality show de los pobres, el sitio donde los limitados sociales han puesto sus ojos y desean verse desdoblados: masticando los últimos resabios de su ignoracia, televidentes del lego social que se arma y se desarma o simplemente aceptando la vergüenza de su desprolijidad criminal. A propósito de la Teletón.


No hay comentarios:

Directorio de Blogs