domingo, 30 de mayo de 2010

Sobre las buenas ideas y los Bibliocaustos


...Ellos movieron la cabeza diciendo que no.
Y se rieron.
Fue la única vez que he visto reír a la gente de Luvina.
Pelaron sus dientes molenques y me dijeron que no,
que el Gobierno no tenía madre.
“Luvina”. El llano en llamas. Juan Rulfo



Una de las garantías –o mediocres beneficios si se prefiere- de infligir juicios de valor o críticas desde los márgenes, es la libertad del acto anónimo dentro de esta sociedad criminal-criminalizante (a la usanza católica, donde todo irreligioso es un sucio impío, engendrado en una orgía satánica). El anonimato -entendido hoy en día, como un estado social no mediatizado y no como el acto tristemente chilensis de tirar la piedra y esconder la mano- proporciona una pequeña tribuna entre tanto imperio multimedial. Una voz en off reproducida por señales AM de poco alcance, que muchas veces logra remecer la estructura, ya con profundas conspiraciones o simplemente mirando el vaso medio vacío, y que sin embargo pierde valor comunicacional debido a su olor a humedad y caras desconocidas.

Los medios informativos, la diversidad artística y la cultura institucional, cool-turística anticultural, efectista y poco empática con la realidad, buscan desviar y anestesiar las mentes mal alimentadas de gran parte de la población absorbida por el trabajo: o nos proponen el olvido absoluto de una conciencia crítica en imágenes de mayor impacto mediático, o la beatificación de ideales comunes pero abstractos. Ambas opciones absolutamente banas, desapegadas de un constructo tangente con la realidad y que por lo tanto, no promueven la conciencia y movilidad social. Un cuento viejo, pintarrajeado por los nuevos tiempos. La tierra fértil, por ejemplo, del añejo Calderón de la Barca y su gran teatro del mundo, de hace 5 siglos.
Debido a esto, es que inoportunamente para los órganos dominantes, se establecen espacios independientes que pretenden saciar los requerimientos de individuos inconformes con el ideario aburguesado, la impostura y la crítica pasiva. Ejemplos existen, aunque no me atrevería a decir de sobra, pues no son demasiados los que se conservan en el tiempo, hecho que no se debe necesariamente a la falta de convicción o a la recontrarumiada “mística”; sino que, más bien a sabotajes del aparato estatal o a elementos contrarrevolucionarios: ya sean comunistas neoconservadores o sindicatos con privilegios. Un caso reciente: el desalojo hecho por el partido comunista de la casa okupada “Odio Squat Punk”, ubicada hasta hace poco tiempo en pleno centro de valparaíso. El desalojo, según las propias palabras del Presidente provincial del PC Alberto Neumann, se justificaba por la necesidad imperiosa de encontrar una nueva sede para el partido, debido al terremoto y la destrucción que causó en la antigua estancia partidista. Una solidaridad acorde al nuevo gobierno, con un materialismo más moral que filosófico y una dialéctica basada en el escupo y el martillazo.
No obstante, existen ejemplos más decidores en materia histórica, expandidos desde la antiguedad a nuestros días: la quema de la biblioteca de Alejandría hacia el año 48 a.c. por los asedios del emperador Julio Cesar, la desaparición de documentos prehispánicos (especialmente mayas) en manos de la santísima inquisición, la quema de libros de autores judíos durante la Alemania Nazi entre 1930-45 o la disolución hecha por el mismo régimen hitleriano de la Universidad Obrera de París hacia 1939 .

Otro botón de muestra, mucho más folclórico pero probable, es un rumor ochentero acerca de un grupo de militares enviados por don Augusto José Ramón, conocido internacionalmente como Daniel López, que debieron realizar un sondeo por las bibliotecas capitalinas buscando literatura marxista. Cierto día encontraron un libro sospechoso acerca del cubismo y de inmediato lo quemaron, suponiendo que era un libro que trataba sobre la Cuba Castrista. 


Ejemplos más ejemplos menos, uno menos representativo pero con méritos similares a los anteriores es el que próximamente se erigirá en la ciudad de San Antonio: la biblioteca comunitaria de la provincia (con sede en Barrancas). Un trabajo en asociación con la CUT y la sociedad de escritores de Chile. Un nuevo espacio común, alejado de las garras gubernamentales y nuevas viejas políticas del regreso democrático de los Chicago Boy´s. Una tarea ardua, donde aceptar al otro será fundamental y donde "aprender a convivir con las enfermedades y desvaríos ajenos" será necesario para cohesionar un espacio de resistencia económica y sociocultural, que se extenderá más allá de un simple bien común; rescatando el patrimonio, identidad y pensamiento propio de la provincia. Sintiendo y personalizando lo universal, en palabras del gran Manuel Rojas, encontrando refugio en esta guerra de medios o de la discursividad perversa de geriátricos intelectuales. Desprendiéndose de los restos de una institucionalidad quebrada, de los sueños deshojados por el tiempo y esa identidad de batalla perdida tan propia del territorio.


Es de esperar que la fuerza de las ideas se sobreponga a un poderío señoril, tanto comunal como nacional, impulsado por la nueva impronta chabacana y claramente postiza del gobierno de Sebastián Piñera.
Eso... la suerte no sirve de nada, así que cuerpo a tierra y manos a la obra.



Proximamente en Tatuceras, la Revista http://xelchiconicagandoproducciones.blogspot.com

No hay comentarios:

Directorio de Blogs