lunes, 23 de diciembre de 2013

ENTREVISTA A MANUEL HERRERA/LILITH BÍBLICA (2da parte)

Entre los escollos ambientales de la cerveza y del ruido que se asoma por la puerta metálica, continuamos la segunda parte de la entrevista asentados en un rincón de privilegio: con vista al mar del Roma en incipientes hordas de olas que se forman conforme pasan los minutos.
El arte de despotricar es lo que emprende Lilith Bíblica en esta ocasión, quizás un personaje ficcional, tipo social y literario,  que se valida en torno a lo carnavalesco, sobre un sentido común trunco, anómalo que invoca al miedo del reprimido, a la homofobia curricular de algunos profesores que transitan por el pasillo mientras ejecuta su acto. Un guerrillero del símbolo, Mikaelo en colalees, Malincho promoviendo el cuerpo como zona de combate, donde se arroja contra la oficialidad asquerosa de Rolando Jimenez;  de algún pendejo maraco tomándose un tecito con Pablo Simonetti. En fin, matando Zombies en serie, repetidores del estado homosexualizador, locas del lujo, maricones promotores del ghetto y las figuritas de una Sodomía de cuatro paredes, de papeleo caquero.


PERSA: ¿Quién es Manuel Herrera?

LILITH BÍBLICA:    Es difícil porque ya no me visualizo bajo ese nombre. Mi personaje se llama Lilith Bíblica y tiene que ver con la mujer que no habría aceptado la posición del misionero, por lo tanto el barbudo la expulsó del paraíso. Lo que hizo la cultura machista fue condenarla a la figura de la vampira, esa vampira loca que está todo el tiempo chupando cuellos,  adquiriendo el mismo carácter del cuco: cuando los niños no querían comer... había que  llamar a Lilith.  En rigor, es una mujer que se atrevió a decir “no me gusta esto, me gusta esto otro”. Además que el mito de Eva de Lilith, dice que ella no fue sacada de la costilla de Adán,  sino que dios creó al hombre y a la mujer.  Igual hay muchos de nombre Lilith,  pero le quise dar el apellido de Bíblica.

PERSA: ¿Y tú sientes con convicción que eres esa persona?

LILITH BÍBLICA:    Es parte de mí, pero no es todo.

VASCO: Es como un arma, desde esa perspectiva, un personaje, un desdoblamiento, un alterego.

PERSA: Si pensamos en los ’70,  es como cuando un militante en la clandestinidad se ponía chapa: un Felipe que se ponía Julio y tenía toda una identidad distinta, un alterego suyo y que seguramente hubo harto de esa ficcionalización que hacían los militantes de sí mismos, creando otro personaje..  ¿podría ser una homologación de eso?

LILITH BÍBLICA: Claro, porque la respuesta inmediata es un desdoblamiento y porque lo ven desde todas partes, muchas películas. Pero es que no sé si solo pretenda Lilith, creo que hay mucho más, está Manuel Herrera, pero hay mucho más.

VASCO: A nivel de referentes: ¿Que artista conoces que estén haciendo cosas que apunten en la misma dirección que tú? Desde la prehistoria, Pedro Lemebel y Francisco Casas en la Yeguas del Apocalipsis hasta hoy en día con Hija de Perra.

LILITH BÍBLICA: En estricto rigor, no es un artista pero cuando alguien decide ir a un set de televisión, como el caso de José Carlos, da entrevistas a un diario y habla sobre la prostitución y realiza una performance mediática, un qué decir y un cómo decirlo. Hay teatralización en la forma pero no en el contenido. Para mí si es un referente. Lo recuerdo en “Más vale tarde” desafiando al heteronormativo del Álvaro Escobar, incluso a supuestos defensores de la disidencia como Rolando Jiménez o el mismo Pablo Simonetti.

VASCO: En ese sentido, ¿qué opinas de Rolando Jiménez?

LILITH BÍBLICA: Más que opinar es dar a conocer hechos: un aparente de deseo de visibilizar a toda la disidencia sexual, que solo se concreta en la visibilización del homosexual heterosexualizado, pretendiendo darle un toque de intelectualidad. En la franja de Tomás Jocelyn-Holt, por ejemplo, aparece un gay hablando con la papa en la boca, pidiendo por sus derechos y hablando sobre el “Gobierno Militar”.  Ahí el discurso se va al demonio y la lucha por la resemantización se transforma en una lucha de clases. De algún modo nosotros luchamos contra el gay de clase alta, ese que no nos permite desear, porque ese gay de la clase alta hará todo lo posible para que yo no entre en sus discos de Reñaca o de Viña y los únicos que entrarán son los travestis que han vendido su alma al diablo, aceptando que solo son objetos de sátira.

VASCO: ¿Y qué otro referente?

LILITH BÍBLICA: Hija de Perra. Hay una imagen de ella dando una conferencia en la Universidad de Chile, con Andrés bello de fondo, dándole sentido a esa frase de ocupar los lugares que nadie piensa podrías ocupar.  Además que ella misma apunta a la indeterminación. Nadie sabe qué es, oponiéndose a la clasificación de la sociedad heteronormativa. También está Claudia Rodriguez, declarada travesti, por ser algo más transgresor, pero que en rigor sería transexual.

PERSA: ¿Cuál es la diferencia?

LILITH BÍBLICA: Transexual es aquel que se siente atrapado en un cuerpo que no le corresponde, biológicamente hablando.  Ahí puede cambiar su cuerpo por procesos de hormonización y de manera – a mi juicio dramática- a través de una operación. Aunque yo propugno otra cosa.

PERSA: ¿Qué cosa?

LILITH BÍBLICA: Yo eventualmente estaría dispuesto a cambiar mi identidad, pasar a mina pero manteniendo mi pene y no implantarme pechos.

VASCO: ¿Por qué?

LILITH BÍBLICA: Porque me parece que ahí es donde uno acepta las prótesis del neoliberalismo.  Es curioso, pero si piensas en los lugares que habilitan a los homosexuales, todos nacen sobre la base de intereses capitalistas, disfrazados de under pero capitalismo al fin y al cabo. Marginales en un espacio asfixiado.
VASCO: …marginales y de visita

LILITH BÍBLICA: Sipo… es el capitalismo el que nos desprecia y al que le conviene seguir teniéndonos como marginales, como esos tontos que levantan las banderitas de la diversidad sexual y que piensan que teniendo barrios exclusivos que son lo más que hay. Finalmente esos barrios exclusivos son ghettos, que solo dan a conocer que viven en un pequeño espacio de aparente libertad.

PERSA: Un poco para finalizar… ¿vamos a conocer a Lilith Bíblica en la cotidianeidad? ¿La vamos a ver caminando por los pasillos de la U? ¿En la fila del Casino, en la biblioteca estudiando?

LILITH BÍBLICA: Mi desafío inmediato es hacerlo antes de que termine el año. Yo lo necesita, ustedes lo necesitan, bueno, no sé si lo necesitan. Ese es mi desafío para ver qué tan chorito soy. Me interesa recibir con todo, la virulencia de discriminación. Si bien la he vivido porque era amanerado, nunca me he enfrentado a que alguien me quiera pegar por vestirme de una manera.

PERSA: ¿Crees tú, por ejemplo, en comparación con el que se tatúa, que tu cuerpo es tu propio lienzo?

LILITH BÍBLICA: Bueno, en este proceso que he vivido he tratado de irme desprendiendo de eso llamado ego. Al principio mis sueños eran YO tener algún tipo de organización pero ahora sé que es más importante ser parte de una organización mayor, sin pensar en el lugar que ocupe. El cuerpo es parte de ese mecanismo de lucha, mi cuerpo está al servicio…

VASCO: ...es una zona de combate

LILITH BÍBLICA: Sipo, además que lo tapamos tanto... Es mejor que si lo mostramos, sirva para algo.

Y se me viene a la mente Lamborghini y su órgano metafórico…

“El cuerpo tiene un órgano metafórico
es el lugar de todas las transmutaciones
es el lugar poético por excelencia, el ano
en ese sentido que es el lugar
donde el niño y la niña
se encuentran todavía, subrayando todavía
sin el corte, sin la diferencia de los sexos.”

El ano como símbolo de vida, un emblema religioso en toda la amplitud del término; no el lugar yermo y esteril, el patio trasero donde se dejan los desperdicios y al que rendirían culto estos patologizados.
            Sellamos la conversación y me atrevería a decir que todos tuvimos algo sobre lo que pensar, o por lo menos yo, que recordé ese culito andrógeno que el mismo Francisco Casas –vestido de monja- comería a mordiscos,  a la María Olga de Vicente Huidobro que bien podría haber sido propuesta como Shemale  o la imagen de Oscar Wildo, disfrazado de la Reina de Inglaterra, esperando tentar a Lilith Bíblica o a Manuel Herrera en alguna esquina oscura de Playa Ancha.

No hay comentarios:

Directorio de Blogs