domingo, 18 de mayo de 2014

Losotros loh del Mural o Introducción a la Literaturra

“¿Entonces qué es una escritura de calidad? Pues lo que siempre ha sido: saber meter la cabeza en lo oscuro,
 saber saltar al vacío, saber que la literatura básicamente es un oficio peligroso. Correr por el borde del precipicio:
 a un lado el abismo sin fondo y al otro lado las caras que uno quiere, las sonrientes caras que uno quiere,
 y los libros, y los amigos, y la comida. Y aceptar esa evidencia aunque a veces nos pese más que
 la losa que cubre los restos de todos los escritores muertos.
 La literatura, como diría una folclórica andaluza, es un peligro.”
Roberto Bolaño –Discurso de Caracas

“Lo mi es punto y aparte
tírame pa' lante
calle, pero elegante”
Tego Calderón – Punto y Aparte

“El poeta considera al mentiroso su hermano de sangre, a quien le quitó la leche que le estaba destinada;
por eso el mentiroso no ha pasado de ser un miserable y ni siquiera ha llegado a tener la conciencia tranquila.”
Friedrich Nietzsche – La Gaya Ciencia 



Losotros los del mural las hemoh hecho toas: reconciliado los opuestos, contrastado los similares, de arriba hacia abajo, de izquierda a derecha. Hemos trabajado con el Bosón de Higgs, con el botón rojo, con el pezón a nuestro antojo. Superamos el miedo a las palabras rayando la calle y acribillamos a más de algún poeta amariconado en esta pared (de retórica maraca y no de orientación maracosa, pa no sonar discriminador con esos invertidos asquerosos). Con el tiempo, esta trinchera, que lleva más de 15 años funcionando, que sobrevivió a la remodelación uplaniana, que soportó atentados, que sufrió el robo de merca, que sobrellevó los hongos de una sopaipilla artística y que aguantó el olor a axila de sus colaboradores; se erige como un espacio de disidencia literaria y promoción de la duda estética. Por ahí va la mano, así de claro, así de simple.
No hay libro que no sirva por lo menos para hacer una fogata. He ahí la función de la literatura, no solo su voluntad de ignición sino su naturaleza performativa, de palabras como acciones: la reconstrucción de utopías quebradas por hecatombes económicos, la construcción de nuevas estéticas que corroan estéticas-estáticas, estíticas de cacademia, atestadas de líquido seminal de tanto chupar pico y lamer escrotos-escrotores, de tanta palabra de buena crianza, de tanta defensa corporativa entre tecladistas de pieza oscura.


Hay que leer hasta que duela y reivindicar ese Premio Nobel de Lectura al que Nicanor Parra canta, no ya como el paradigma del nuevo poeta, sino como símbolo del nuevo lector, el lector ideal aquel que lee todo lo que cae en sus manos y se guarda en el bolsillo la solemnidad y actitudes flemáticas que hacen del escritor un sujeto oscuro, de condición burguesa y de elegancia forzada por aquella imbecilidad del “buen gusto”. Hemos de proponer a Lira por Neruda, a Mellado por Ampuero, a Álvaro Bisama por Camilo Marks. Liberemos al crespúsculo, discontinuemos la paja, abandonemos los sombreros de copas, el cigarrillo argentinizador, el tonillo ampuloso, el jitanjaforismo de loca francesa. Salgamos a la cancha en shores cortos, visitemos la plaza pública en tiempos de mall, descubramos el barrio actual, la población callampa a falta de ficciones. Registremos la casa imaginaria de Manuel Rojas, recorramos chile junto a la lengua Rokheana. Vámonos de tour. Visitemos Gringolandia junto David Foster Wallace y que Phillip K. Dick sea nuestro guía turístico. Juguemos ajedrez junto a Raymond Queneau y tentemos a la suerte en algún bar junto a Rodolfo Fogwill. Mensajeémonos con Osvaldo Lamborghini y acordemos alguna cita con Jorge Ibargüengoitia. Finalmente busquemos a Rolando Cárdenas en algún sucucho quitado de bulla y sentémonos a conversar. ¿Qué no es, sino una conversación amistosa y honesta, la mejor parte de la literatura? Que Juan Emar nos hable del campo. Que Juan Rulfo nos hable de la ciudad. Que Jorge Tellier nos hable de la urbe. Y no olvidemos a los muertos en acción, a los más tímidos, a los que se han perdido en la prostitución del mercado, a los que por una u otra razón, han querido permanecer en el anonimato pero han sido pilares subterráneos de toda una generación
Lectores desabridos, tetones sumidos en el comic, metaleros AllanPoellentos, miopes con hábito, monjas literarias, punkis analfabetos, habitantes del best seller, predicadores del diario comunal, poetas de estética reggaetonera, raperos con roperos de palabras, cortacocos ultraistas, feminazis jugando a ser su escritora favorita sin ropa, espinilludos con páginas pegadas, mariconzuelos rubendariístas, travesaños sadistas-traviesos, lumperío ilustrado, funcis de literatura oral, profesores con memoria activa, wachitas ricas de biblioteca y modelitos que seguirán confundiendo a Bolaño con Chespirito…




BIENVENIDOS A LA UNIVERSIDAD DE PLAYA ANCHA!
BIENVENIDOS A LA BIBLIOTECA BIZARRA!

No hay comentarios:

Directorio de Blogs