sábado, 30 de noviembre de 2013

DE QUÍMICA ESPECULATIVA

Preludio
            Tú… no usted… tú:
                                   No me hables de estrategias si ya te acostumbraste a vivir sobre la corteza. Y más encima te compras el eslogan de la paz social. La guerra no es cuestión de opción y por lo demás, el enemigo siempre es uno mismo. De ahí, que cuando me bajo los pantalones es para levantar otras banderas y que si la tiro imprudente, sin mirar por el espejo retrovisor, es porque creo en la fertilidad y en el fútbol: me gusta que quede picando, dando bote, girando muerta sobre su propio eje (o por lo menos hasta que ella, usted, se digne acercarme una silla para este discursito discapacitado, de palabras aguadas pero intenciones claras).
            Pero tampoco es por amor al arte. Sustituir un “yo” por un “tú” cuesta más que una cara bonita. Quizás todo se resuma al trabajo editorial, a los besos que se dan a través de terceros.


Tullido y Ágrafo
            Quiero terminar lo que no acabo de empezar.
T.C.
            Resulta urgente remecer el status quo. Me niego a poner la otra mejilla, el lado B, aunque la otra nalga sería un acto de amor (pero eso nada que ver ahora). Por mi parte me siento pagado con una mirada al azar, con esa sonrisa tímida que:
            De       repente
            De       porta
            De       presiones
            Dis      tópicas
                                               Así que respóndales. Sonría y póngame fianza
                                                                                                                      Dis      curra
                                                                                                                      Dis      parando
                                                                                                                      Dis      parates
                                                                                                                      De       formes
            Y si no hay rima, no importa.
            Saque las garras, agarrando grandes grupos de Garcas
                                                                                              Grojeando gritos de gresca

            Reivindicando el espacio entre sordos-mudos
            Despotricando contra la cercanía entre ciegos
            Aunque el sentido común le duela
            aunque se pierda, aunque se hunda.
            Y si no hay rima, no importa.
            Yo le hago la segunda.


Haciendo Puntería
            La lengüeta por la cintura
            un pensamiento que fluye entre las piernas
            el mínimo roce
            es la coincidencia que me mantiene en vilo.
            ¡Alma de apostador!
            ¡Apotope!
            un estadio aleatorio que funciona al arbitrio de la paranoia
            según los caprichos del humo de la fábrica
            ¡A la que te criaste!
            De ahí la escritura
            de ahí la carita,
            resaca después de tanta adrenalina
            el malestar después de tanto correr entre muebles
            Y si no hay vergüenza
            Es porque eres mi recorrido favorito de la micro,
            La sensación de hablar frente al espejo.
            Una insinuación con ganas de herir pero a matar.
            ¿Y si no doy con la frecuencia?
            Bueno, hay cosas peores.
            No soportaría saltar al vacío
            y caer afuera.


Dando carátula
            O respondes o te escondes: clases filosofía contemporánea. Y si no hay tiempo, hagamos un sacrificio y pasemos del recreo, mira que podríamos pasarlo muy bien en el futuro.
La cosa se complica si me dices que un reloj tira más que un chiste inoportuno, que un paraguas más que una toalla. Es cierto, puede que la masturbación haya acabado con el arte pero siempre, siempre amiga mía, está la posibilidad de hacerlo en masa o de escribirnos en privado. Embarquémonos de una vez: pasemos del Hedonismo al Andinismo y todos contentos.
De lo que hablo es de amor sin comillas, con minúscula y a 100 km/h, re-re-relacionando el hipo con la tartamudez cuando son los balazos los que se re-re-repiten. Y no es que ande armado, es solo que la filosofía necesita blindarse. Traigo un saco de ideas pero no quiero maquillaje. Lo re-re-repito: voy con las manos en alto, sin machas blancas, intentando filtrar el exceso de eso.


El Ultimátum
            Acepto el reto. Como que después de todo me atrae la meteorología, ese decir sin decir. O quizás no. Puede ser que la persecución, el doble sentido y los actos de presencia se hayan convertido en un modo de vida.
Tras una mirada hay un verso
            (tal vez hasta un par)
            Versos peligrosos
            con alambre y púa,
            sellados al vacío.
            Dulces y con experticia
como tus lenguas,
            ambas:
            Esa que habita en mi pensamiento,
            la otra que está en veda.


            Y es por eso que ocurren accidentes, te pasas una luz roja y ya no sabes hacia donde vas. Si en algún costado de tu cama hubiese algún espacio para este joven menesteroso, agradecería el hospedaje. Ofrezco textos x sonrisas, al contento.
            La decisión es tuya aunque no te guste la música. Yo le llamo Sincronía: sincronía con tus cuerdas vocales, gambeteando estructuras fónicas sobre el beatbox de tus latidos.
Y declaro:
                                                no basta con tener sin pulir
            no hay compromiso sumiso                              no existe chiste sin quiste

            Y acepto el juego como quien se sienta a esperar el tren. Aunque tenga que ser una boya a la intemperie, aunque tenga que en definitiva, tomarte por asalto porque quiero puro cular y re-cular, recular, recular y recular hasta quedar seco. Es ahí cuando entiendo que las coincidencias sonoras no bastan en el amor.


Pero te regalo un ramo de flores: las flores son discurso, el ramo la retórica. Un ramo para fundar mundos en tu nombre como si el amor le exigiera pensión alimenticia a la creación. Y más que mundos son jardines y más que jardines son lugares, lugares donde acudir cuando el cielo se caiga a pedazos.


Diciembre. 2012

No hay comentarios:

Directorio de Blogs